Sobre Esperança

Quizás se pregunte porqué he decidido desarrollar un desodorante natural de estas características…

La mayoría de los desodorantes convencionales incluyen aluminio utilizado como antitranspirante, lo que impide que nuestro cuerpo transpire y por lo tanto evite la sudoración. Sin embargo, sudar es una función muy importante porque es necesario para que nuestro organismo excrete sustancias de desecho y porque es un mecanismo regulador de nuestra temperatura corporal.

Además, el hecho de sudar (eliminar agua) no es lo que causa el mal olor, son las bacterias que proliferan en mayor cantidad en algunas zonas del cuerpo como por ejemplo la axila.

Numerosos estudios constatan la relación causa-efecto entre la presencia de sales de aluminio y diversos tipos de cáncer (especialmente en el cáncer de mama).

Algunos tipos de ropa con fibras sintéticas no dejan transpirar bien. Entonces la mezcla de sudor y la mala calidad del téxtil, pueden ocasionar que el desodorante no sea tan efectivo.

En todo el tiempo que estuve investigando, mi único objetivo fue el ofrecer una alternativa verdaderamente saludable y efectiva a los desodorantes convencionales.

Busqué, probé, experimenté durante más de un año y encontré en la mezcla de sales minerales que componen el desodorante “Esperanca” mi desodorante ideal.

He primado mucho la calidad de los componentes, su proceso de fabricación y la calidad del envase para ofrecer total seguridad al consumidor.

Le invito a que lo pruebe por si mismo y pueda comprobar su efectividad.

Soziales Engagement

El desodorante “Esperança” es una alternativa optimista y efectiva para quienes todavía no han encontrado un desodorante natural y fiable, con el que pueden sentirse seguros por su total inocuidad.

Me gustaria asumir la responsabilidad de otras personas y dar un poco de esperanza…

Por eso, por cada desodorante vendido, donamos 0,50 Euro a una asociación sin ánimo de lucro. Así, gracias a su compra, también apoyan mi deseo de ayudar a otras personas.

Desde aquí, agradezco enormemente su confianza.

La donación para el 2016 fue a la Fundación Aladina en Madrid / Barcelona